Categorías
Conceptos básicos

¿Qué es secuestro inverso de dominios?

Compartir!

secuestro inverso de dominios

Hay muchas empresas que hacen lo que sea por conseguir el dominio que desean, pero ¿dónde está el límite?

El secuestro inverso de nombres de dominios es una acción por parte de un propietario legítimo de marca registrada o empresa que quiere asegurarse tener un dominio haciendo falsas demandas de ciberocupación contra el legítimo dueño de un dominio.

Esto se suele hacer tras diversos intentos fallidos por hacerse con el dominio, solicitando al legítimo dueño que lo transfiera, amenazando con posibles acciones legales o intentando comprar el dominio.

Suelen hacerlo grandes empresas o celebridades para intimidar a pequeñas o medianas empresas o autónomos para que les den el dominio que desean.

Circunstancias ante las que se da secuestro inverso de dominios

La OMPI ha citado ciertas circunstancias bajo las cuales se ha declarado secuestro del nombre de dominio inverso:

  • Cuando el registro del nombre dominio es anterior a cualquier derecho de marca registrada.
  • Cuando la queja ante la OMPI no ha brindado ninguna evidencia del registro de mala fe o uso dirigidos hacia el demandante.
  • Cuando el demandante ha intentado engañar al propietario del dominio o realiza declaraciones falsas o no es capaz de revelar información material.
  • Cuando el demandante ha usado la política uniforme como último recurso después de haber roto o fracasado negociaciones comerciales.

¿Qué hacer en caso de secuestro inverso de dominios?

No te dejes intimidar, si alguien te solicita que les transfieras el dominio o quieren comprártelo a un precio inferior al que estás en disposición de aceptar no caigas en la trampa. Si eres legítimo dueño de ese dominio se demostrará y la empresa no tiene nada que hacer contra ti.

Si tienes un dominio que te pertenece y alguien intenta quitártelo a te la OMPI, puedes solicitar al panel una declaración de “Domain Name reverse hijacking” o secuestro a la inversa del dominio.

Para poder probar tus derechos o intereses legítimos como han tenido que hacer los protagonistas de algunos casos de secuestro inverso de dominios, basta con algunas cuestiones:

  • Antes de recibir la notificación de la demanda, has usado el dominio o nombre del dominio con una oferta de buena fe de productos o servicios.
  • Eres conocido por el nombre del dominio, aunque no tengas sus derechos de marca correspondientes.
  • Haces un uso legítimo no comercial o uso leal del dominio, sin intentar confundir a los consumidores o dañar a la marca de los productos o servicios en cuestión con ánimo de lucro.
  • Eres titular de una marca registrada,  a menos que hayas registrado la marca solo para dar cobertura al uso ilegítimo del dominio.

Se trata de una estrategia abusiva realizada en ocasiones para hacerse con un dominio que quieren pero no les pertenece, pero que en la gran mayoría de los casos no funciona y cuesta dinero a la empresa que lo solicita. ¡Defiende tu dominio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *