Categorías
gTLD

La historia de los dominios .com

Compartir!

Internet inició con un proyecto impulsado por universidades e informáticos que lo usaban para la investigación y la comunicación. Cuantas más instituciones y personas empezaron a usar internet, más complicaciones había en las comunicaciones electrónicas. Había que descubrir cómo enrutar mensajes manualmente con puertas de enlace. Había ciertas complicaciones.

Esto requería ciertos principios organizativos.  Fue en octubre de 1984 cuando se publicó el RFC 920 «sobre los requisitos para establecer un nuevo dominio en ARPA-Internet y la comunidad de investigación DARPA», que sentó las bases del .com. 

La aparición de las extensiones de dominio y el .com

El sistema de dominios acabó trayendo una solución al problema de la cantidad de servidores conectados a internet y cuentas de email existentes, las extensiones de dominio. También introdujo una solución al problema del creciente número de servidores conectados a internet y direcciones de correo electrónico existentes: las extensiones de dominio. En 1985 decidieron usar seis, entre las que se encuentra el .com.

Las extensiones de dominio que se introdujeron por aquel entonces son: .com, .net, .org, .mil, .gov, .edu. Cada una de ellas se creó para poder identificar el uso concreto del dominio. Los .com nacieron inicialmente para un uso comercial.

En esta primera etapa, los dominios .com no eran los más utilizados. Basta decir que el uso comercial de internet en sí estaba prohibido, aunque con ciertos matices y subjetividad.

Los primeros usos comerciales de internet se dieron a cabo en compañías que ofrecían el servicio de internet por teléfono, los proveedores de acceso a internet ISP.  A principio de la década de los 90, ya estaba superado Arpanet, de hecho poco después se clausuró el proyecto. Fue en 1994 cuando llegó la primera versión de Netscape.

Pero seguían ahí los dominios, y de hecho internet funcionaba con los DNS y las extensiones de dominio. Todo seguía igual, y las compañías llevaban su extensión .com. Cuanto más aumentada el uso comercial de internet, los dominios .com se iban popularizando.

En la actualidad, los dominios .com no tienen ninguna restricción. Algo similar sucede con las otras extensiones. Actualmente, registramos lo que se encuentre disponible independientemente de que sea para uso comercial o infraestructuras de red o el uso que se le diera inicialmente al dominio. Aunque el .com es la extensión más valorada, usada y reconocida.

El primer dominio .com y los .com en la actualidad

El primer dominio .com registrado fue Symbolics.com en 1985 por un fabricante de computadoras con el nombre Symbolics, Inc.

Después llegaron otros dominios como Bbn.com, Think.com y muchos más hasta los millones de dominios .com que hay en la actualidad. Tras la burbuja de las .com en 2000, se reforzó la compra y registro de estos dominios. De hecho, tan solo de 2004 a 2010 se cuadriplicó el número de dominios .com.

En la actualidad, la organización que se encarga de registrar los dominios .com ni los demás no es el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, concretamente desde 1991. En esa época contrataron Networks Solutions para este fin, los cuales después fueron adquiridos por Verisign que actualmente se encarga de estas funciones.

Mientras Verisign garantiza la seguridad, estabilidad y flexibilidad de los servicios e infraestructura clave de Internet, entre los que se incluyen los dominios .com,  en 1998 se creó la organización sin ánimo ICANN para regular el uso de las IP, los dominios genéricos y por países.

Ahora mismo, los .com son los dominios más registrados con diferencia.  El año 2018 finalizó con más de 333,8 millones de dominios registrados, de los cuales el 43,18% fueron .com. En el mercado secundario de dominios, son los que más éxito tienen y los que más precios pueden llegar a alcanzar. El 90% del top de dominios más caros del 2018 fueron .com.

Esta es la breve historia de los dominios .com, extensión que aún dará mucho que hablar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *