Categorías
gTLD's

¿Hubiera Julio Verne registrado un dominio .science?

Compartir!

Los dominios .science están dirigidos a un nicho muy completo y exigente.

Como no encontramos actualmente una extensión equivalente para los temas de ciencias en español, podríamos decir que la extensión se adapta igualmente para el uso en este idioma.

Dicha afirmación no la hacemos por capricho o excesivo optimismo:

Hasta la fecha, el idioma inglés es una exigencia estándar, establecida para la publicación de muchos trabajos o informes científicos de carácter formal, esto le confiere gran valor a la extensión .science para el desarrollo de éstos temas, en muchos países.

Pueden de hecho usarse cómodamente para sitios webs que no estén en inglés, ya que en .science pueden ser creados dominios con caracteres de IDNs, pertenecientes a idiomas tales como el alemán, el español o el francés.

Así podríamos decir que estos dominios podrían usarse, no digamos que de manera obligada para la presentación de trabajos científicos formales (para eso existen muchas revistas y sitios webs de instituciones oficiales, como universidades y colegios, que de seguro, igualmente harán uso de estos dominios) pero sí en muchos casos para el ofrecimiento de contenidos, productos y servicios complementarios a los otros, pues no toda la ciencia es formal.

En cuanto a la lengua francesa, encontramos la ventaja adicional de que la traducción de la palabra ciencia, se escribe (que no se pronuncia) igual, tanto en el idioma de Shakespeare como en el de Julio Verne.

Entonces, ¿qué otras facetas de interés podríamos encontrar en relación con los dominios .science?

La primera es el especial trato que en teoría deben conferir los buscadores de la red a los sitios webs científicos, formales y no formales, debido a su vinculación con el mundo de los conocimientos y con el mundo académico.

Por último, aunque muchos temas científicos son limitados en extensión y popularidad, en contraparte suelen ser de informaciones muy bien pagadas, y de servicios especializados, muchas veces realizados por expertos o por empresas de alto perfil, que igualmente serán bien pagados.

Adicionalmente, los dominios .science pueden ser utilizados por blogueros aficionados a las ciencias, admiradores, seguidores, periodistas e investigadores de sus diferentes áreas, capaces de presentar al gran público multitud de informaciones, teóricas y prácticas, de formas muy amenas y asimilables.