Categorías
General

37.000 euros de multa por copiar un dominio y contenidos de una web

Compartir!

Hemos visto una noticia que queremos compartir por lo interesante del caso, aunque no hemos podido acceder a la sentencia.

La entidad demandada, que actuaba bajo el dominio espia2.com, al parecer copiaba la descripción y productos de otra web con mayor prestigio para incrementar sus beneficios aprovechando el tirón de esta última. O eso es lo que al menos han confirmado en cierto modo los tribunales.

En este caso fue decisivo el dominio, ya que se trataba no de un dominio genérico sino de un nombre original, una marca capaz de captar la atención del cliente. Hoy en día todo es diferenciador con respecto a la competencia, desde el dominio al logo y cómo se pronuncia la marca.

La originalidad e identidad propia fue precisamente lo que defendió en los tribunales Spy Europe, la tienda de tecnología y servicios de software que actuaba bajo el dominio espiamos.com. La marca, identidad comercial y dominio son decisivos, teniendo en cuenta que se ha registrado en la Oficina de Patentes en el año 2011.

Fue en verano del 2015, 4 años después, cuando vieron un portal muy parecido al suyo. Se trataba de espia2.com, una web que copiaba sus contenidos y como podemos ver tenía un dominio idéntico. Esto aseguran que provoca confusión en el mercado y se aprovechaba de su reputación.

Si juntamos el hecho de copiar los contenidos con un dominio que un usuario común podría confundir está claro que esta nueva compañía podría haber incrementado sus beneficios aprovechándose de la reputación de la anterior (quitándole a esta algunos clientes y ventas). Es un caso en el que también podemos apreciar la importancia del dominio.

La suplantación de identidad se encontraba tanto en el dominio como en la descripción de los servicios prestados, usando incluso imágenes idénticas a las de espiamos.com. Incluso llegaron a plagiar su producto estrella, Semcryp, software encriptado con tecnología del ejército israelí, con el nombre de Semeryp en Espia2.com y descripción similar.

Fue el 13 de febrero de 2020 cuando el juzgado de lo mercantil número 1 de Granada aseguró que un consumidor medio e informado podía asociar los productos de las compañías: «Teniendo en cuenta la casi completa identidad fonética así como la completa identidad de los productos identificados con aquellas expresiones«.

Se trataría de un caso claro de competencia desleal, por lo que el propietario de Espia2.com fue condenado a pagar una multa de 37.000 euros y a eliminar la web de internet.

Como curiosidad, podemos destacar que en el crimen de Llanes Pedro Nieva buscó dispositivos para espiar a su mujer así como información sobre pruebas de paternidad y ADN visitando ambas páginas. También espiaron a Julian Assange con material de esta tienda.

Hemos visitado ambas web y a día de hoy no parecen tener tantas similitudes.

via

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *